LA AGENDA TECNOLÓGICA DEL AGRO

03 Nov 2017

El Congreso CREAtech permitió debatir y plantear líneas de acción en torno a las oportunidades, los desafíos y el rol de la tecnología en el agro de los próximos años.

Los días 11 y 12 de Octubre se llevó a cabo el Cogreso CREAtech en el estadio Orfeo de Córdoba, y constituyó un ámbito de inspiración, debate e intercambio de ideas y experiencias para analizar los desafíos en materia tecnológica para el agro y cómo aprovechar esas innovaciones para generar más competitividad y valor agregado a nivel productivo y organizacional.

Michael Dover, Presidente del CREAtech, fue el encargado de realizar la apertura del Congreso, señalando que “estamos ingresando a la cuarta revolución industrial, donde están confluyendo tecnologías físicas, digitales y biológicas que generan cambios en la forma en cómo vivimos, cómo trabajamos y cómo pensamos”. Frente a este contexto, hay que promover una mayor integración público-privada y comprender que la tecnología “nos puede ayudar a dar ese salto disruptivo a la competitividad gestionando los 3 ejes de la sustentabilidad: económico, social y ambiental”.

En el primer bloque se abordó la problemática del AMBIENTE Y CAMBIO CLIMÁTICO.

El Profesor Titular en la Escuela de Biología y en la Escuela de Sustentabilidad en Arizona State University, Osvaldo Sala, presentó su Charla 4-40 para indicar que hay que pasar de 4 a 40 productos agropecuarios para ser empresas exitosas: “En Argentina son 4 los productos que explican el 73% del valor total de la producción agropecuaria: el maíz con 5 mil millones de dólares; la soja con 16 mil millones, el trigo con 2 mil millones y la carne con 6 mil millones… La demanda del consumidor va a explotar en cantidad y en diversidad y exigiendo más sustentabilidad, por eso es necesario estar alerta a cuáles serán esos nuevos 40 productos y saber cómo puedo gestionarlos”.

Por su parte, Traci Houpapa, empresaria y líder del sector agropecuario neozelandés, destacó los tiempos de cambios exponenciales en los que vivimos y cómo éstos nos obligan a “estar en la máxima velocidad para no quedarnos atrás” y la necesidad de gestionar las nuevas demandas de alimentos saludables y amigables con el ambiente por parte de los consumidores: “si nos sentimos incómodos con esos cambios, debemos hacernos a un costado y dejarle el lugar a las nuevas generaciones para que puedan avanzar”. En su conferencia abordó también la necesidad de generar oportunidades para los jóvenes y resaltó el rol de la mujer y su aporte en términos de diversidad y compromiso de éxito.

Walter Baethgen, investigador de la Universidad de Columbia, realizó importantes aportes en términos de cambio climático y producción de alimentos. Señaló que es difícil saber cómo será el clima del futuro porque los estudios sobre cambio climático tienen muchas variaciones entre décadas y de un año a otro. Lo importante es poder y saber adaptarse a esa variabilidad identificando tecnologías que aumenten la resilencia, como la diversificación, el riego y la genética, además de mejorar los sistemas de información, monitoreo y pronósticos. Por el otro lado, indicó que los productores deben verse “como parte de un sistema alimentario integral” y ser capaces de atender los nuevos hábitos y demandas de consumo: “hoy se valoriza la inocuidad, el impacto en la salud, el valor nutritivo, el bienestar animal y el impacto sobre ambiente”.  Por eso recomendó medir la huella ambiental integrada en la producción de los alimentos para gestionar esas nuevas oportunidades en esos nuevos nichos de mercado.

Mientras tanto, Ford Denison, de la Universidad de Minnesota, compartió sus reflexiones sobre naturaleza y agricultura: “si podemos copiar a la naturaleza vamos a poder usar una menor cantidad de insumos para producir”. En este sentido, indicó que si diversificamos los cultivos de manera espacial y temporal favoreceremos la aparición de insectos beneficios y reduciremos la aparición y presión de malezas y enfermedades. Además resaltó que se necesitan programas nacionales para el manejo de plagas porque no es un problema de un solo campo sino que es regional.

Ángel Menéndez, profesor de la Facultad de Ingeniería de la UBA, abordó el tema de los excesos hídricos. Según este especialista, si bien podemos realizar obras hidráulicas e implementar más rotaciones de cultivos y más forestación, la clave para mitigar los problemas en torno a los excedentes de agua pasa por gestionar un plan maestro por cuenca y por estar preparados para situaciones extremas.

Por su parte, Dennis Flanagan, científico investigador del Laboratorio Nacional de Investigación de la Erosión del Suelo del USDA-ARS, señaló que la “contaminación del agua es un problema serio en todo el mundo” y que es indispensable el trabajo conjunto entre universidades, gobiernos, investigadores, técnicos y productores para “desarrollar buenas prácticas de manejo para tratar y reducir los problemas de polución difusa”.

La bionergía también tuvo su lugar en este bloque donde se compartieron dos casos de éxito en Córdoba, uno a partir del  maíz y el otro a partir de residuos de granja. Se destacó que el potencial de nuestro país en esta temática es enorme y que debemos aprovecharlo para generar más puestos de trabajo, más desarrollo social y económico, más valor agregado y más competitividad.

El bloque de TECNOLOGÍAS Y PROCESOS abordó temáticas como la genética, los alimentos sintéticos, la robótica, el Big Data y la inteligencia artificial:

  • Esteban Hopp, referente internacional del INTA en agrobiotecnología y genómica, indicó que la edición genética es el nuevo salto tecnológico que viene en camino: “ahora se pueden editar, corregir y mejorar secuencias específicas de nucleótidos en el ADN de forma sencilla, precisa y económica”.
  • En materia de alimentos sintéticos, Mark Post, profesor y Presidente del Departamento de Fisiología de la Universidad de Maastricht, explicó a través de un video los beneficios y desafíos de la carne cultivada. Entre los beneficios se encuentran la utilización de menos recursos y la emisión de menos gases de efecto invernadero. Y entre los desafíos la capacidad de igualar la calidad de la carne argentina, la construcción de una industria en torno a esta tecnología disruptiva, la capacidad de adaptación de los productos ganaderos y la generación de la confianza del consumidor en este producto.
  • Sin embargo, Enrique Pavan, investigador del INTA Balcarse, sostuvo que la carne cultivada “no es carne” sino un producto artificial, pero que su desarrollo plantea los puntos débiles de los actuales sistemas de producción de carne que urge atenderlos, como el impacto ambiental, la seguridad alimentaria y el bienestar animal.
  • Salah Sukkarieh, profesor de Robótica y Sistemas Inteligentes de la Universidad de Sidney, compartió la experiencia de Australia con el desarrollo de la robótica agropecuaria, como los robots para cultivos en surcos, para árboles frutales y para pastoreo, destacando que se trata de una ínfima parte de las aplicaciones que pueden existir de la robótica para este sector.
  • El Big Data y la Inteligencia Artificial estuvieron a cargo de Manuel Delgado Tenorio, cofundador de Leads Origins, quien señaló que el valor de estas tecnologías reside en su capacidad de generar mayor calidad de información en función de los datos que les damos para procesar y, en consecuencia, en el incremento de los márgenes de beneficio de las empresas que las utilizan: “estamos ante una tecnología con un enorme potencial pero aún está muy lejos de ser capitalizada al máximo”.

Los últimos dos bloques apuntaron a cómo integrar la tecnología para generar empresas atractivas y equipos multidisciplinarios para liderar los cambios del futuro. Aquí se hizo foco en la necesidad de estar abiertos al cambio y a innovar. Diferentes especialistas compartieron consejos y experiencias sobre cómo ayuda la diversidad de miradas para encontrar soluciones superadoras a los problemas y desafíos que se presentan y cómo es importante entender que sólo al equivocarnos seremos capaces de avanzar, aprender, superarnos día a día y alcanzar el éxito, entre otros ejemplos.

Felicitamos a todo el equipo de AACREA por el espacio generado en CREAtech y por los aportes enriquecedores de los disertantes y, tal como señaló el Presidente del Congreso, los invitamos a seguir “abriendo las mentes, conectando y haciendo sinapsis para que todos juntos logremos que el agro sea el motor del desarrollo y un generador de riquezas y oportunidades para todos los argentinos”.

Share

Deja un comentario