Buenas Prácticas

BUENAS PRÁCTICAS AGRÍCOLAS

“Prácticas orientadas a la sostenibilidad ambiental, económica y social para los procesos productivos de la explotación agrícola que garantizan la calidad e inocuidad de los alimentos y de los productos no alimenticios” (documento del COAG FAO, 2003).

Se trata de un conjunto de principios, normas y recomendaciones técnicas:

Aplicables a la producción, procesamiento, almacenamiento y transporte de productos de origen agropecuario.

Tendientes a reducir los riesgos físicos, químicos y biológicos en todo el proceso productivo.

Orientadas a asegurar la inocuidad de los alimentos, la protección del ambiente y la salud humana.

Mediante métodos ecológicamente seguros, higiénicamente aceptables y económicamente factibles.

BENEFICIOS DE LAS BUENAS PRÁCTICAS AGROPECUARIAS

BENEFICIOS DE LAS BUENAS PRÁCTICAS AGROPECUARIAS

Producimos alimentos sanos y nutritivos

Cuidamos la salud humana

Protegemos el bienestar animal, el ambiente y los recursos naturales

Resguardamos la salud y seguridad de los trabajadores

Realizamos un uso y manejo responsables de los insumos agropecuarios